La inversión inmobiliaria es una oportunidad para asegurar tu dinero y también protegerlo de la inflación

Al adquirir un inmueble obtienes un bien tangible cuyo valor irá aumentando con el tiempo gracias a la plusvalía de la zona donde se ubica. Hospitales, centros de entretenimiento, centros comerciales y las mejores escuelas son algunos de los lugares que pueden influir en la propiedad de la vivienda y las tarifas de alquiler.

Por lo que muchos inversores ven esto como una oportunidad para generar ingresos extra e ingresos recurrentes. Sin embargo, comprar una casa o un apartamento no es la única forma de invertir en bienes raíces.

¿Qué es un terreno de inversión?

Un terreno de inversión es un terreno en una ubicación privilegiada que ofrece a su propietario la posibilidad de realizar un retorno de la inversión gracias a la plusvalía de su ubicación. Son una excelente opción para las personas que desean comenzar a invertir en el mercado inmobiliario.

En muchos casos, los terrenos de inversión pueden no tener urbanización o servicios, pero existe la posibilidad de crecimiento. Son una excelente opción para inversores primerizos y para las personas interesadas en inversiones a largo plazo, ya que con el paso del tiempo la plusvalía irá aumentando.

La ubicación es el factor clave en la inversión inmobiliaria porque determinará si la inversión a largo plazo vale la pena o no. Entonces, antes de comprar una propiedad, lo primero que se debe considerar es la zona en la que se encuentra.

En ocasiones, una zona con alta plusvalía es muy fácil de identificar: hay plazas comerciales, escuelas, hospitales, es de fácil acceso a diferentes zonas de la ciudad, etc. Esto se debe al hecho de que esas áreas han experimentado un crecimiento visible; hay comercios o se están construyendo. Sin embargo, el crecimiento no siempre es visible en las tierras de inversión. Por eso es importante conocer las similitudes y diferencias de suelo de inversión, lote residencial y lote industrial.

Diferencias entre terrenos residenciales e industriales

Un terreno residencial es un espacio que se ubica en área privada con plan de crecimiento. Estos lotes cuentan con servicios públicos como luz y agua, e incluso calles asfaltadas. En general, se adquieren para la construcción de viviendas, pero no aplica en todos los casos. Por ejemplo, hay quienes compran terrenos y luego revenden gracias a la plusvalía del área donde se ubica.

Mientras que los terrenos industriales son ideales para desarrollar proyectos relacionados con la producción o protección tanto de activos como de materias primas. Son perfectos para las personas que están pensando en llevar su empresa al siguiente nivel: ya que estos son ideales para almacenes, centros de distribución y para establecer oficinas de la empresa. Todo depende del modelo de negocio y necesidades.

Ventajas de los terrenos de inversión

Una de las ventajas que más atrae a los inversores inmobiliarios es el bajo costo de un terreno en una ubicación privilegiada, sobre todo en comparación con el costo de una casa.

Se deben tener presente dos factores: el crecimiento a largo plazo y la ubicación del terreno. No servirá de nada comprar un terreno a un precio muy bajo si la zona donde está ubicado no tiene un plan de urbanización o excedente, a la larga puede perjudicar.

Como otra ventaja, tenemos que el riesgo de inversión es bajo. Los terrenos son inversiones de bajo riesgo que aumentan su valor con el tiempo. Solo hay que ser cauteloso al momento de elegir la ubicación de la propiedad y los planes futuros en el área donde se encuentra.

Invertir en terrenos es una gran oportunidad, ya sea revenderlo o construir sobre él en el futuro, se pueden generar mejores retornos que ahorrar dinero en el banco. Además se pueden poseer terrenos en zonas con plusvalía garantizada que incrementarán su valor con el tiempo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.